Lovecraftiana

...la web que no debería existir...

 

Biografía basada en The Life of a Gentlemanof Providence por S.T. Joshi

 

 Howard Phillips Lovecraft nació a las 9 AM el 20 de Agosto de 1890, en su casa familiar del 454 de la calle Angell, en Providence, Rhode Island. Su madre era Sarah Susan Phillips, quien podía trazar la línea de sus ancestros hasta el arribo de George Phillips a Massachusetts en 1630. Su padre era Winfield Scott Lovecraft, un vendedor viajante de Gorham & Co., plateros de Providence. Cuando Lovecraft tenía tres años, su padre sufrió un colapso nervioso en un cuarto de hotel en Chicago y fue llevado de regreso al Hospital Butler, donde permaneció internado por cinco años antes de morir el 19 de Julio de 1898. Aparentemente Lovecraft fue informado de que su padre estuvo paralizado y comatoso durante ese periodo, pero la evidencia que existe al respecto sugiere que murió de paresis, una forma de neurosífilis.

 

 Con la muerte del padre de Lovecraft, la crianza del muchacho recayó sobre su madre, sus dos tías y especialmente su abuelo, el importante industrial Whipple Van Buren Phillips. Lovecraft fue un joven precoz: recitaba poesía a los dos años, leía a la edad de tres años y podía escribir a los seis. Pronto quedó fascinado por Las Mil y Una Noches, obra que leyó a los cinco años y que lo llevó a adoptar el seudónimo de Addul Alhazred, quien más tarde se convertiría en el autor del mítico Necronomicon. Un año más tarde su interés fue eclipsado por la mitología griega gracias a Bulfinch’s Age of Fable y las versiones para niños de La Ilíada y La Odisea. De esa época data su primera obra literaria, The Poem of Ulysses (1897), una paráfrasis de La Odisea en 88 lineas de versos. También fue en esa época que se interesó en la ficción extraña y su primera historia, la ya desaparecida The noble eavesdropper data de 1896. Su interés en lo extraño fue promovido por su abuelo, quien entretenía a Lovecraft con historias fantásticas de estilo gótico.

 

 Durante su niñez Lovecraft fue algo solitario y sufrió de afecciones frecuentes, muchas de las cuales eran aparentemente psicológicas. Su asistencia a la escuela de la Avenida Slater era esporádica, pero Lovecraft adquiría mucha información por medio de lecturas independientes. Alrededor de los 8 años descubrió la ciencia, primero la química y luego la astronomía. Comenzó a producir periódicos hectografiados, The Scientific Gazette (1899-1907) y The Rhode Island Journal of Astronomy (1903-07), los cuáles eran distribuidos entre sus amigos. Cuando ingresó a la escuela secundaria de la calle Hope, el encontró en sus profesores y compañeros gente con intereses afines, muchos de los cuales se convirtieron en amigos de por vida. Su primera aparición en imprenta ocurrió en 1906, cuando escribió una carta sobre un tema astronómico a The Providence Sunday Journal. Pronto comenzó a escribir una columna mensual sobre astronomía para The Providence Tribune (1906-08) y The Providence Evening News (1914-18), así como para The Asheville (N.C.) Gazette-News (1915).

 

 En 1904 la muerte del abuelo de Lovecraft y la subsiguiente mala administración de sus propiedades y negocios, puso a su familia en serias dificultades económicas. Lovecraft y su madre se vieron obligados a mudarse de su opulenta casa victoriana a los estrechos cuartos de la calle Angell 598. Lovecraft estaba devastado por la pérdida del lugar de su nacimiento y aparentemente contempló la idea de suicidarse, arrojándose a las profundidades del río Barrington. Pero la emoción de aprender alejó esos pensamientos. En 1908, a punto de su graduación de la secundaria, sufrió de un colapso nervioso que lo obligó a dejar la escuela sin su diploma e impidiendo su futuro ingreso a la Universidad Brown, lo cual causaba una profunda vergüenza a Lovecraft en sus últimos días, a pesar de haber sido uno de los más formidables autodidactas de su época. Entre 1908 y 1913, Lovecraft fue virtualmente un hermitaño, ganando muy poco gracias a sus artículos sobre astronomía y sus poesías. Durante este periodo Lovecraft mantuvo una relación enfermiza con su madre, quien aun sufría por la enfermedad y pérdida de su esposo y desarrolló una relación patológica de amor-odio con su hijo.

 

 Lovecraft salió de su hermetismo de una manera muy peculiar. Leyendo algunas revistas pulp de la primera época, se sintió tan enfurecido por las insípidas historias de amor escritas por Fred Jackson en The Argosy que escribió una carta, en verso, atacando a Jackson. Su carta fue publicada en 1913 y desató una tormenta de protestas por parte de los defensores de Jackson. Lovecraft se vio envuelto en un agitado debate en la columna de correspondencia de The Argosy y sus revistas asociadas. Sus respuestas eran en su mayoría reminiscencias divertidas de historias heroicas. Esta controversia llamó la atención de Edward F. Daas, presidente de United Amateur Press Association (UAPA), un grupo de escritores amateurs de todo el país que escribían y publicaban sus propias revistas. Daas invitó a Lovecraft a unirse a UAPA y así lo hizo en 1914. Lovecraft publicó trece ediciones de sus propia revista, The Conservative (1915-23), además de contribuir voluminosamente con poesías y ensayos con otros periódicos. Más adelante se convirtió en presidente y editor oficial de UAPA y también presidente por un corto tiempo de una asociación rival, National Amateur Press Association (NAPA). Toda esta experiencia salvó a Lovecraft de una vida de reclusión improductiva, según sus propias palabras.

 

 Fue en el mundo de amateurismo donde Lovecraft volvió a escribir ficción, luego de haber abandonado este estilo en 1908. W. Paul Cook y otros, notando lo prometedor de historias tales como The Beast in the Cave (1905) y The alchemist (1908), instaron a Lovecraft a retomar su escritura fantástica. Y así lo hizo, escribiendo The Tomb y Dagon en una rápida sucesión, en el verano de 1917. De ahí en adelante, Lovecraft mantuvo un flujo constante aunque escaso de ficción, mientras que hasta fines de 1922 los ensayos y poesías eran su principal estilo de expresión literaria. Lovecraft también se vio envuelto en una creciente red de corresponsales con amigos y asociados y eventualmente se convirtió en uno de los más prolíficos escritores de epístolas del siglo.

 

 La madre de Lovecraft, cuyas condiciones físicas y mentales estaban muy deterioradas, sufrió un colapso nervioso en 1919 y fue internada en el hospital Butler, Murió el 24 de Mayo de 1921 como resultado de una operación mal instrumentada. Lovecraft estaba destrozado por la muerte de su madre, pero pocas semanas más tarde se había recuperado y asistió a una convención de periodismo amateur en Boston, el 4 de Julio de 1921. Allí fue donde conoció a la que sería su esposa. Sonia Haft Greene era rusa y judía, siete años mayor que Lovecraft, pero ambos parecieron, al menos inicialmente, congeniar el uno con el otro. Lovecraft visitó a Sonia en su departamento de Brooklyn en 1922 y la noticia de su matrimonio el 3 de Marzo de 1924 no fue una sorpresa para sus amigos. Aunque si lo fue para sus dos tías, Lillian D. Clark y Annie E. Phillips Gamwell, quienes fueron notificadas por carta luego de que la ceremonia se hubiera llevado a cabo. Lovecraft se mudó al departamento de Sonia y las perspectivas iniciales para la pareja fueron buenas: Lovecraft había conseguido un lugar como escritor profesional al conseguir que varias de sus historias fueran publicadas por la famosa revista pulp Weird Tales, fundada en 1923; Sonia tenía una tienda de sembreros de cierto renombre en la 5ta. Avenida de Nueva York.
Pero los problemas comenzaron a acosar a la pareja casi inmediatamente: la tienda cayó en bancarrota, Lovecraft rechazó la oportunidad de editar una revista complementaria a Weird Tales (lo cual requería que se mude a Chicago) y la salud de Sonia decayó, forzándola a pasar un tiempo en una institución de New Jersey. Lovecraft apostó por un trabajo seguro, pero pocos estaban ansiosos por contratar a un hombre de 34 años sin experiencia laboral. El 1 de Enero de 1925 Sonia viajó a Cleveland para tomar posesión de un empleo y Lovecraft se mudó solo a un departamento en un área andrajosa de Brooklyn, llamada Red Hook.

 

 A pesar de que Lovecraft tenía muchos amigos en Nueva York (Frank Belknap Long, Reinhart Kleiner, Samuel Loveman) se fue volviendo cada vez más depresivo por el aislamiento y las masa de “extranjeros” en la ciudad. Sus escritos de ficción se transformaron de nostálgicos (The shunned house, 1924, ambientada en Providence) a lo yermo y misantrópico (The horror at Red Hook y He, ambos de 1924, reflejan sus sentimientos más crudos por Nueva York). Finalmente a principios de 1926, Lovecraft planeó regresar a la Providence que tanto extrañaba. En cuanto a Sonia y aunque el seguía profesando su afecto por ella, el accedió a alejarse de ella cuando sus tías no quisieron que ella abriera un negocio en Providence; su sobrino no podía estar manchado por el estigma de una esposa dedicada a los negocios. El matrimonio estaba esencialmente deshecho y el divorcio en 1929 fue inevitable.

 

 Cuando Lovecraft regresó a Providence el 17 de Abril de 1926, se alojó en la calle Barnes nro. 10 al norte de la Universidad Brown, no era su intención encerrarse tal como lo había hecho en el periodo entre 1908 y 1913. En lugar de eso los últimos diez años de su vida fueron el momento de mayor florecimiento, como escritor y como ser humano. Su vida fue relativamente tranquila: viajó a varios sitios de importancia histórica a lo largo de la costa este (Québec, Nueva Inglaterra, Filadelfia, Charleston, St. Augustine); escribió sus más grandes obras, desde The Call of Cthulhu (1926) a At the Mountains of Madness (1931) y The Shadow out of Time (1934-35); y continuó con su vasta y prodigiosa correspondencia. Lovecraft había fundado su nicho como escritor de fantasía extraña de Nueva Inglaterra y como un hombre de letras en general. Alimentó la carrera de varios jóvenes escritores (August Derleth, Donald Wandrei, Robert Bloch, Fritz Lieber); se preocupó por asuntos políticos y económicos, cuando la Gran Depresión lo llevó a apoyar a Roosvelt y convertirse en un socialista moderado; y continuó absorbiendo conocimiento de un amplio espectro de temas, desde filosofía a literatura, de historia a arquitectura.

 

 Los últimos dos o tres años de su vida estuvieron plagados de sufrimiento. En 1932 su querida tía, la señora Clark, murió y él se mudó al 66 de la calle College, justo detrás de la Biblioteca John Hay, con su otra tía, la señora Gamwell en 1933. Sus últimas historias, cada vez más largas y complejas, resultaron difíciles de vender y se vio forzado a sustentarse a través de la revisión o “escritura-fantasma” de historias, poesías y ensayos. En 1936 el suicidio de Robert Howard, uno de sus corresponsales más cercanos, lo dejó confundido y entristecido. Para ese entonces la enfermedad que le causaría la muerte – cáncer intestinal – había progresado tanto que poco se podía hacer para tratarla. Lovecraft trató de salir adelante a pesar de los crecientes dolores que lo aquejaban ene le invierno de 1936-37, pero finalmente tuvo que ser internado en el Jane Brown Memorial Hospital el 10 de Marzo de 1937, donde murió cinco días después. Fue sepultado el 18 de Marzo en la parcela de la familia Phillips en el cementerio de Swan Point.

 

Parece como si, al ver venir la muerte, Lovecraft vislumbró el olvido definitivo de su trabajo: nunca había publicado un verdadero libro en toda su vida, al margen de una edición tosca de The Sahdows over Innsmouth (1936). Sus historias, ensayos y poemas estaban desparramados en un asombroso número de revistas pulp o amateur. Pero los amigos que había consolidado tan sólo por correspondencia se encargaron de conservar su legado: August Derleth y Donald Wandrei estaban determinados a conservar las historias de Lovecraft con la dignidad de una edición de lujo y fundaron la editorial Arkham House con el objetivo inicial de publicar sus obras. En 1939 editaron The outsider and others. Muchas otras ediciones siguieron a estas y pronto el trabajo de Lovecraft estuvo disponible en versiones rústicas y fue traducido a docenas de lenguajes. Actualmente, más de un siglo después de su nacimiento, sus historias están disponibles en ediciones textuales corregidas, sus poemas, cartas y ensayos están ampliamente disponibles y muchos estudiosos han demostrado la profundidad y complejidad de su trabajo. Mucho queda por hacer en el estudio de Lovecraft, pero es seguro decir que, gracias al mérito intrínseco de su propio trabajo y a la diligencia de sus asociados y seguidores, Lovecraft se ha ganado un pequeño pero inasequible lugar en la literatura americana y mundial.