Lovecraftiana

...la web que no debería existir...

 

Encontramos el origen de la literatura de terror en las antiguas leyendas. El hombre trataba de encontrar una explicación ante las leyes físicas de un mundo que resultaba hostil y terrorífico.

Estas leyenda eran el espejo de pesadillas, historias surgidas del inconsciente, de los impulsos de destrucción y deseo que allí se encuentran. De esta manera, el germen del terror se encuentra en la misma naturaleza humana. Las historias de terror también necesitan la complicidad de aquel que las lee o las escucha. El receptor de estas historias debe dejar de lado su incredulidad para provocar su miedo.

 La Novela Gótica
Recién en el siglo XVII el terror aparece como género literario, representado por la novela gótica inglesa. Ésta se construye espontáneamente a partir de símbolos que habitan en lo más profundo de nuestra mente, de la misma forma que ocurre en nuestros sueños y constituye una reacción ante las ideas racionalistas de la época. El auge del escepticismo y la filosofía racionalista impulsa un cambio en la literatura, que prefiere tratar el mundo de lo fantástico y lo sobrenatural.
Sus características sobresalientes fueron:

 

  • la capacidad de captar la atención del lector e inducir su más profunda concentración, penetrando en su mente y mostrándole sus propios fantasmas y deseos.
  • Ambientes desconocidos: lugares y épocas pasadas o inexistentes que no pueden recordarnos nuestro presente. Cuanto más viajes (en el tiempo o en el espacio) se realicen, mejor era su efecto. Viajar es igual a huir de los problemas, preocupaciones, etc. Uno de los principales objetivos de la novela, fue alejarnos de nuestra vida cotidiana y hacernos olvidar de nuestras preocupaciones, por lo que este punto fue muy importante.
  • Personajes fascinantes: personajes siempre inteligentes, con enigmáticos misterios, conscientes de su culpa, atractivos
  • Muchas veces apareció una buena cuota de romanticismo.
  • El peligro era infaltable y generalmente venía de la mano de villanos aparentemente irreductibles.
  • Una muchacha en apuros para ser salvada por el héroe o por su amor, siempre con un papel secundario. Esta característica incluso aparece en una época en que se desarrollaba la emancipación femenina.

 

 Obras importantes del período gótico:

  “El Castillo de Otranto” (1764) de Horace Walpole: Es la historia de Manfredo, quien repudia a su esposa y pretende hacer suya a la prometida de su hijo (el cual sufrió un terrible y ridículo accidente en el patio del castillo). La novela se continúa con una sucesión de lides amorosas y apariciones y concluye con una boda feliz y Manfredo recluido en un monasterio, arrepintiéndose de sus pecados. En un primer momento, esta novela se publicó como una traducción de un manuscrito antiguo, pero ante el relativo éxito de su obra, Walpole confesó su autoría. La novela es mediocre y poco convincente, criticada por su sensacionalismo y cualidades melodramáticas. De todas maneras asentó los elementos fundamentales del género gótico: viejos castillos, apariciones fantasmales, bosques umbríos, etc. Walpole había creado unos personajes y un escenario que en manos más diestras darían lugar a grandes historias.

  Anne Radcliffe fue quizás la mejor escritora gótica, cuyo talento rozó la genialidad. Escribió alrededor de seis novelas, entre las que se destacó “Udolfo” (1794). En esta historia, Emily, una joven francesa, es llevada a un castillo en los Apeninos luego de la muerte de sus padres, para vivir con su tía y su nuevo esposo, dueño del castillo.

  En “El Monje” (1796) de Matthew Gregory Lewis, el autor agrega al terror matices violentos, por lo que esta obra fue censurada en su momento. El personaje principal es un perverso monje español, Ambrosio, que se entrega a las acciones más inicuas tentado por un demonio en forma de mujer. Es atrapado por la Inquisición y vende su alma al Diablo para evitar al verdugo, sin saber que el jurado lo perdonará al día siguiente. La satánica burla, termina con Ambrosio hundiéndose en la condena eterna.

  “Melmoth, el errabundo” (1820) de Charles Robert Maturín es una obra de gran valor, calificada por otros importantes autores. Un caballero irlandés consigue prolongar su vida vendiendo su alma. Sólo puede escapar a este trato consiguiendo que alguien ocupe su lugar.

  Luego de “Melmoth...” la novela gótica comienza a perder peso. Cumple con su ciclo, el que comenzó como una rebelión ante la Edad de la Razón y finaliza con la incorporación de la razón como determinante del terror. Hoy en día, sus características siguen presentes en el perfil del personaje antagonista, cuyas características apelan a nuestro temor, en los aspectos melodramáticos del romance y , aun más, en las historias de doncellas perseguidas y separadas de su verdadero amor. Esta fórmula gótica, sólo pudo ser recuperada por el cine.

  Capítulo aparte merece Edgar Allan Poe, el mayor escritor de cuentos y poesías góticos. Poe cambia el escenario, trasladando la acción a las casonas victorianas de Nueva Inglaterra. Estos escenarios desoladores y melancílicos son el reflejo del alma de sus personajes. Junto con Baudelaire, Poe fundó una nueva estética: ambos retrataron las partes más oscuras del alma, las que eran enmascaradas por una tradición puritana, creando una estética de la desesperación , la melancolía y la enfermedad.

  El Vampiro y la Novela Gótica:
La primera historia de vampiros surge de la pluma del doctor John William Polidori, amigo (y suspuesto amante) de Lord Byron, en la misma noche de 1813 que vería nacer al Dr. Frankenstein y su monstruo. Lord Byron, Polidori, Percy Shelley y su flamante esposa, Mary, recluidos por una tormenta en Villa Diodati (Ginebra, Suiza) pasan la noche leyendo historias de fantasmas y propusieron escribir sus propias historias. Sòlo Polidori y Mary Shelley llevaron a cabo el desafío.

  “El vampiro” (1819) de John Polidori reforma la imagen del vampiro, alejándola del no-muerto de apariencia cadavérica de las leyendas europeas. Lord Ruthven es un bebedor de sangre que se pasea por los círculos más selectos. Otros autores siguieron este ejemplo y convirtieron a el vampiro en la firgura más representativa del gótico.

  “Varney, el vampiro o festín de sangre” (1847) de Thomas Preskett es una muy buena historia, mal escrita. Inaugura la saga del vampiro especializado en la seducción de cándidas y bellas jovencitas, dándole un tono morboso al tema. Pero falla a la hora de caracterizar la personalidad de Varney, un ser que no se hace ningún planteo filosófico sobre su existencia.

  En 1872 se publica “Carmilla” de Joseph Sheridan Le Fanu, importantísima fuente de inspiración para el Drácula de Stoker. Es una novela corta de muy buena calidad en la que se tocan temas un poco dedicados para la época, como la amistad femenina (y el lesbianismo), la soledad, el deseo sexual y la avidez de sangre, de una manera tan sutil que no resulta chocante para el lector.

  “Drácula” (1897, Bram Stoker) representa el epitafio del gótico ortodoxo. Inspirada en la figura histórica del sanguinario príncipe Vlad Teppes de Valaquia (Transilvania, Rumania) que gobernó esa región entre 1448 y 1476. Fue calificada como una novela victoriana de aventuras con marcados elementos góticos: hombres jovenes y heroicos, jovenes bellas y virtuosas en peligro y un villano adecuadamente malvado. Su trama imita a un romance caballeresco en la que Jonathan Harker y sus compañeros serían el grupo de caballeros y Van Helsing una suerte de mago Merlín.
Es una novela visionaria que analiza factores de la mente que no estamos acostumbrados a tratar, ya que afecta a nuestra comprensión. Son estos puntos también los que captaron la atención del público:

 

  •  Transilvania era un lugar misterioso y poco conocido.
  • Existe una fuerte alegoría sexual; el núcleo de la acción está relacionado con el sexo y no con el amor.
  • Cuando Drácula afecta a las mujeres las convierte en seres lángidos y voluptuosos, sexualmente exigentes, desenfrenadas y eróticamente atractivas, que resultan peligrosas para los hombres. Stoker plantea la necesidad de controlarlas.
  • El intercambio de sangre, alude al intercambio de intimidades y secretos prohibidos.

  Para esta época ya no quedaba nadie que en 4 o 5 años no hubiera sufrido más desgracias de las que los novelistas habían descrito a lo largo del siglo. El género requería un cambio.

  El Romanticismo

A fines del siglo XVIII surge esta corriente literaria como reacción ante el neoclasismo, una filosofía que intentaba imponer el orden y las normas de la antigüedad greco-romana. El Romanticismo se reveló en contra de este orden, proclamando que los sentimientos eran más importantes que la razón. Se caracterizó por la libre expresión de la sensibilidad, la preponderacia de la imaginación sobre el análisis crítico, el individualismo y la exaltación dela naturaleza y de los impulsos del espíritu libre.

  Dentro de esta corriente artística podemos ubicar a “Frankenstein o el Moderno Prometeo” (1818) de Mary Wollstonecraft Shelley. Mary, de tan sólo 20 años, se basó en una pasadilla dde su infancia en la que un “estudiante de ciencias impías” creaba un ser viviente con partes de cadáveres. Agregó a su sueño los datos que recientemente habías sido descubiertos en relación al galvanismo y la capacidad de reanimar partes de cadáveres mediante la utilización de electricidad y nació así la que probablemente sería la primera novela de Ciencia Ficción.

  Prometeo es un titán de la mitología clásica que crea a los hombres a partir del barro, introduciendo en la humanidad el fuego del Sol. De esta manera, el hombre trata de imitar a los dioses, usurpando los poderes divinos de la creación. Pero, aunque somos lo bastante inteligentes como para utilizar este poder, no somos lo suficientemente astutos como para controlarlo. Crear un ser humano artificial es el sueño más claro de la humanidad en relación con los poderes de Dios, sueño que hoy en día está representado por la creación de robots y androides.

  Frankenstein es un científico suizo que pretendía crear un hombre mediante la galvanización de tejidos muertos. Una vez que lo logra, espantado ante el horror de su creación, lo rechaza y el monstruo destruye a toda su familia y allegados. La historia marca una fuerte analogía con la Creación: Dios crea a la humanidad pero no puede contolarla.

  Varios son los autores que posteriormente van abandonando los escenarios góticos y trasladan el horror a lo cotidiano. El miedo puede nacer a pleno Sol y en casi cualquier lugar.

  El Horror Arquetípico

Howard Phillip Lovecraft, un hombre enfermizo y misántropo de Nueva Inglaterra, marcaría una nueva revolución en la literatura de terror. Crea su propia mitología, con un panteón regido por criaturas ciclópeas sumergidas en una muerte-sueño milenaria, esperando volver a este mundo cuando algún hombre recite las invocaciones arcanas. También creo una bibliografía verosímil, la cual sustentaba sus mitos y era citada minuciosamente en varias de sus obras. Aclaración: el “Necronomicón” de Abdul Al Azrhed NO EXISTE.

  Los dioses de Lovecraft simbolizan arquetipos poderosos que pueblan el inconsciente colectivo de la humanidad y yacen reprimidos esperando la oportunidad para avasallar la conciencia y dominar nuestros actos.

  En torno a Lovecraft, se formó un círculo de escritores con los que compartía esta mitología. Después de la muerte de su mentor, cada uno de ellos tomó su propio camino, optando por formas más convencionales de terror. Elos fueron Robert Bloch (“Psicosis”), August Derleth (el máximo continuador de los Mitos de Cthulhu), Howar (“Conan, el bárbaro”), etc. Lovecraft nunca tuvo la capacidad narrativa de Poe pero dio forma al horror numinoso o cósmico, influenciando al resto de la literatura oscura del siglo, incluyendo a Borges y King.

  Panorama Actual

La cultura del Best-Seller ha llevado a que la mayoría de la literatura actual sea de contenido explícito y fácilmente digerible. Autores como Stephen King, Dean Koontz, Anne Rice, Peter Straub y Clive Barker, son técnicamente correctos pero muy prefabricados.

  Stephen King, mal que nos pese, ha mancado las claves de la novela de terror actual. Coloca a personajes ordinarios enfrentados a experiencias extraordinarias, lo cual consigue una fácil identificación con el público. King ha escrito tantas obras, que se ha ahogado en su propia falta de originalidad.

  Clive Barker abandona toda sutileza para recrearse en las víscersa y la mutilación. Su estilo muy similar al gore cinematográfico no hace más que poner de manifiesto la decadencia y corrupción humanas.

 Creo que es hora de volver a las fuentes, a los viejos castillos con sus fantasmas y sus doncellas en peligro. Quizás no nos parezcan atemorizantes, quizás encontremos una razón científica que explique todo suceso sobrenatural, pero... ¿Tan obsesionados estamos por nuestra rutina que no nos permitimos soñar? La novela de terror, así como la fantasía, pretende despejar nuestra mente y llevarnos a otros mundos, donde nada es igual. Entonces, por un momento volvamos a las ruinas donde todo es posible al caer el sol. Quizás no sintamos miedo, pero seguramente disfrutaremos de una historia maravillosa.

 Podés conocer más acerca de este géneo viendo el siguiente video, el cual resume la charla presentada por Lovecraftiana en el Frikiloquio 2014:

Historia de las Historias de Terror from Carmilla on Vimeo.